BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / Cultura / VOTAN: EL ESPIRITU DE ZAPATA VIVE

VOTAN: EL ESPIRITU DE ZAPATA VIVE

Don Jesús Solis Alpuche en la secundaria Felipa Poot.

Por Jesus Solís Alpuche

Dador de la Esperanza es una interpretación del pensamiento y la praxis zapatista desde una perspectiva filosófica que busca desentrañar, hermenéuticamente, el contenido específico de la propuesta ética del zapatistmo, de sus valores ético-políticos, de la razón de la muerte que lucha por la vida. Queremos que sepan ya la verdad hermanos. Y es así: Votán Zapata, palabra y acción caminando rumbo al corazón de nuestros territorios ¡Estando viene! ¡Muriendo vive! Pero la lucha sigue…

Desde la hora primera de esta larga noche en que morimos, dicen nuestros más lejanos abuelos, hubo quien recogió nuestro dolor y nuestro olvido. Hubo un hombre que, caminando su palabra desde lejos, a nuestros pueblos llegó y habló con la lengua de los hombres y mujeres verdaderos. Era y no era de estas tierras su paso, en la boca de los muertos nuestros, en la voz de los sabedores ancianos, caminó su palabra hasta el corazón nuestro. Hubo y hay, hermanos, quien siendo y no siendo semilla de estos suelos de la montaña llegó, muriendo, para vivir de nuevo, hermanos, vivió muriendo el corazón de este paso propio y ajeno cuando casa hizo en la montaña de nocturno techo. Fue y es su nombre en las nombradas cosas. Se detiene y camina en nuestro dolor su palabra tierna. Es y no es en estas tierras: Votán Zapata, guardián y corazón del pueblo.

Votán Zapata, luz que de lejos vino y aquí nació de nuestra tierra. Votán Zapata, nombrado nombre de nuevo siempre en nuestras gentes. Votán Zapata, tímido fuego que en nuestra muerte vivió 501 años. Votán Zapata, nombre que cambia, hombre sin rostro tierna luz que nos ampara. Vino viniendo Votán Zapata. Estaba la muerte siempre con nosotros. Muriendo moría la esperanza. Viniendo vino Votán Zapata. Nombre sin nombre, Votán Zapata miró en Miguel, caminó en José María, Vicente fue, se nombró en Benito, voló en pajarito, montó en Emiliano, gritó en Francisco, vistió a Pedro. Muriendo vivió, nombrado sin nombre, en nuestra tierra. Nombre sin nombre, estando vino Votán Zapata en nuestra tierra. Hablando calló su palabra en nuestra boca. Viniendo está. Votán Zapata, guardián y corazón del pueblo. https://www.traficantes.net/libros/votan-zapata

Es y no es todo en nosotros… Uno y muchos es. Ninguno y todos. Caminando está… Y ésta es la verdad, hermanos. Deben saberla, no morirá ya más en nuestra vida, en la muerte nuestra vive ya y para siempre. Votán, guardián y corazón del pueblo. Sin nombre se nombra, cara sin rostro, todos y ninguno, uno y muchos, vivo muerto. Votán, guardián y corazón del pueblo. Pájaro Tapacamino, siempre delante nuestro, tras de nosotros anda. Votán, guardián y corazón del pueblo. Tomó nombre en nuestro estar sin nombre, rostro tomó de los sin rostro, cielo en la montaña es. Votán, guardián y corazón del pueblo. Y nuestro camino innominable y sin rostro, nombre tomó en nosotros. Con este nombre nuevo son nombrados los sin nombre. Con esta bandera amordazando el rostro, de nuevo rostro tenemos todos nosotros. Con este nombre se nombra al innombrable: Votán Zapata, guardián y corazón del pueblo. Espíritu rabioso y tierno.

Zapatismo. Tierna furia que se arma. Nombre innominable. Injusta paz que se hace guerra. Muerte que nace. Angustia hecha esperanza. Dolor que ríe. Callado grito. Presente propio para un ajeno futuro. Para todos todo, nada para nosotros. Los innombrables, nosotros, los muertos de siempre. Nosotros, necia dignidad, olvidado rincón de nuestra patria. Nosotros, zapatistas reciennacidos. Nosotros, rojinegra bandera bajo de la tricolor águila. Nosotros, roja estrella por fin en nuestro cielo, nunca la estrella única, una más sí, la más pequeña. Nosotros, sólo mirada y voz. Nosotros, Pueblos originales de México y el mundo. Nosotros, Votán, guardián y corazón del pueblo. Ésta es la verdad hermanos. De ahí venimos. Para allá vamos. Estando viene. Muriendo la muerte vive. Votán Zapata, padre y madre, hermano y hermana, hijo e hija, grande y pequeño, nosotros, viniendo estamos… lleven nuestra verdad en el corazón bailando. Zapata vive, también y para siempre, en estas tierras. (Enlace zapatista)

Votán-Zapata no lucha sólo por los indígenas, lucha también por los que no son indígenas, pero viven en la misma pobreza, sin derechos, sin justicia para su trabajo, sin democracia para sus decisiones y sin libertad para sus pensamientos y palabras. El Votán-Zapata es el todos que marcha con nuestra bandera. Votán-Zapata es el Uno que camina en el corazón de Todos y cada uno de los Jalaches: hombres y mujeres verdaderos. Todos nosotros somos Uno en Votán-Zapata y él es Uno en todos nosotros.

Los poderosos y sus dineros no entienden por qué Votán-Zapata no muere, no entienden por qué se vuelve y levanta su muerte hecha vida en la palabra de los hombres y mujeres verdaderos. No entienden, hermanos, nuestra lucha. El poder del dinero y la soberbia no pueden entender a Votán-Zapata. Y no pueden porque hay una palabra que no camina en el entendimiento de los grandes sabios que venden su inteligencia al rico y poderoso. Y esta palabra se llama Dignidad y es la dignidad algo que no camina en las cabezas. Sólo en el corazón camina la dignidad.

Hoy, el soberbio dice que el indígena no puede ser el Votán-Zapata, que hay paso extraño en su andar. Con el arma de la traición, con palabra dulce y falsa, con la amenaza de su guerra humillante, con mentira quiere el poderoso derrotar y matar para siempre al Votán-Zapata. Así hizo en 1521 y 1847, cuando con aceros y mentiras repartieron la muerte y la tristeza entre los naturales de estas tierras. Así hizo en 1919 cuando el plomo y el engaño mató la vida del Votán-Zapata que por tierra y libertad alzó su mano armada. Desde 1521 fracasó el poderoso, la dignidad se guardó muy dentro del corazón de los indígenas y fue cuidada y cultivada esperando el tiempo de sembrar y crecer. Fracasó en 1919 la traición, la dignidad no murió con la muerte, con la muerte se hizo vida otra vez en el corazón de los hombres y mujeres verdaderos. Hoy, mentira, traición y poder volverán a fracasar. No murió Votán-Zapata. Mucho es y es su paso colectivo en el andar de nuestra palabra. Hoy Votán-Zapata lucha. La lucha sigue, sigue y sigue. chantzacan@hotmail.com

 

About Russell Arjona

Check Also

La CODHEY participa en reforma del Reglamento de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Mérida

Mérida, Yuc., 18 de julio de 2019.- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de ...