BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / Cultura / México y Francia fortalecen la investigación matemática

México y Francia fortalecen la investigación matemática

Por Carmen Báez

Cuernavaca, Morelos. 24 de mayo de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Francia es el tercer socio científico de México en cuanto el número de publicaciones conjuntas. De acuerdo con información del portal franco mexicano para la investigación y la innovación, actualmente se desarrollan más de 200 proyectos en colaboración en todas las disciplinas científicas.

Un hecho reciente, resultado de esta cooperación científica bilateral, es la creación de una Unidad Mixta Internacional (UMI) en el Instituto de Matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Una UMI es un laboratorio que reúne a investigadores y estudiantes de instituciones de Francia y del extranjero (en este caso de México).

En el continente americano existen hasta ahora 17 UMI en diferentes áreas del conocimiento: ciencias biomédicas, ciencias sociales, matemáticas, por mencionar algunas. En México, se encuentran dos UMI: la primera se estableció en 2008 en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) para desarrollar investigación en las áreas de cómputo y control automático, y la segunda se inauguró a finales del mes de marzo de este año, en el Instituto de Matemáticas de la UNAM.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, José Antonio Seade Kuri, director del Instituto de Matemáticas de la UNAM, explica en qué consiste una Unidad Mixta Internacional, así como la relevancia de un laboratorio de este tipo para la investigación matemática de México.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué es una Unidad Mixta Internacional?

José Antonio Seade Kuri (JASK): Es un concepto muy interesante creado por el Consejo Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia. La primera Unidad Mixta Internacional se creó en 1990, en Chile. Con el golpe militar que hubo en 1973, muchos científicos de ese país emigraron a Francia y estuvieron allá por años, volviéndose parte de la comunidad científica del país europeo. Al cambiar la situación política en Chile, algunos investigadores regresaron a su país, ya teniendo una colaboración muy estrecha con la comunidad científica francesa. Para continuar con esos lazos de cooperación se creó la primera Unidad Mixta internacional, que es el Centro de Modelamiento Matemático en Santiago de Chile.

José Antonio Seade.

Las UMI han sido un modelo exitoso, y desde entonces comenzaron a crearse más: hay 35 en todo el mundo, en todas las áreas del conocimiento.

AIC: ¿Cómo y cuándo nace la colaboración entre las comunidades científicas de Francia y México, en el área de la matemática?

JASK: La relación es muy vieja, viene desde los años cincuenta, cuando comenzaba la investigación matemática en México; tuvimos la fortuna de tener al profesor Solomon Lefschetz (quien fue un destacado investigador en matemáticas a nivel internacional). Parte de su educación fue Francia y después terminó su educación en Estados Unidos, donde después fue profesor en Princeton. En los últimos años de su vida pasó largos periodos en México y fundó las bases de buena parte de la matemática mexicana. Él envió a estudiantes mexicanos a prepararse en el extranjero, algunos de ellos fueron a Francia y desde ahí viene la colaboración.

Cuando comenzó la investigación en matemática en México era prácticamente imposible hacer un doctorado en el país, dependíamos en gran parte de Estados Unidos, aunque siempre siguió habiendo estudiantes que iban a otros países, como Francia, Alemania e Inglaterra. Curiosamente en mi generación, un gran número de investigadores nos fuimos a Europa, principalmente a Inglaterra. Sin embargo, la colaboración ha crecido cada vez más con Francia, un país con el cual hay gran empatía y respeto mutuo.

La colaboración con Francia se ha fortalecido también debido a los acuerdos bilaterales con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). En matemáticas tuvimos varios. Todo lo anterior llevó a que en 2009 tuviéramos en el Instituto de Matemáticas lo que el CNRS llama un Laboratorio Internacional Asociado. Actualmente hay 122 laboratorios de este tipo en todo el mundo en todas las áreas y aquí tuvimos uno por ocho años; se trata de un laboratorio virtual que no tiene muros ni personal, y cuya principal labor era propiciar una mayor colaboración entre Francia y México en matemáticas, ser como un catalizador de la colaboración entre los dos países.

Estos laboratorios duran máximo ocho años; cuando uno de estos tiene un desempeño notable se considera la opción de convertirlo en una Unidad Mixta Internacional.

AIC: ¿Qué significa para el Instituto de Matemáticas contar con una Unidad Mixta Internacional?

JASK: Al contar con una UMI somos, de cierta forma, parte de la comunidad matemática francesa. Una UMI da visibilidad y presencia internacional a la matemática mexicana. Con la UMI se abren puertas para que matemáticos de ese país pasen periodos prolongados o realicen estancias de investigación en México, y para que investigadores mexicanos puedan competir por fondos de financiamiento de la Unión Europea. Tenemos ciertas áreas donde ya hay una mayor colaboración internacional, pero básicamente está abierto a cualquier área de la matemática y de sus interacciones.

Es también una manera de acrecentar nuestra planta académica con investigadores de primera línea. Justo ahora tenemos a cuatro investigadores que han estado pagados con sueldos del CNRS; es gente de altísimo nivel que enriquece a la matemática mexicana.

Es un logro de toda la comunidad del IM-UNAM y de la comunidad nacional, es la culminación de un proceso que nos lleva al comienzo de otro. Con la UMI se abre una excelente ventana de oportunidad para la matemática mexicana, para fortalecer los vínculos académicos entre las comunidades científicas de los dos países.

AIC: Las matemáticas están presentes en la vida de todo individuo, aun cuando no las vemos, pero ¿podría dar un ejemplo de investigación matemática aplicada?

JASK: Sin matemática de vanguardia, esa que se ha desarrollado en los últimos años, no existirían los sistemas de posicionamiento global (GPS, por sus siglas en inglés), por dar un ejemplo. O en el tráfico aéreo, no podrías decidir cuál es la ruta más conveniente para ir de un país a otro.

Galileo dijo que la matemática es el lenguaje en el que Dios escribió el universo. En efecto, la matemática está presente en toda nuestra vida cotidiana, solo que la gente no la ve. Está ahí, escondida. La matemática es el corazón de la ciencia y sin ciencia no hay tecnología, no hay innovación ni desarrollo.

La matemática ha ido de la mano con el desarrollo del ser humano, se ha alimentado de los problemas que la humanidad quiere resolver. Si hay un fenómeno nuevo que necesitamos entender y/o resolver, aplicamos matemáticas. Y en ocasiones ocurre que la matemática que necesitas saber aún se desconoce; surgen así nuevas líneas de investigación y desarrollo de la matemática en sí misma que, más tarde, a veces años o décadas después, dan respuesta a los problemas originales que se querían responder, así ha pasado por cientos de años. En las interacciones de la matemática con otras disciplinas del conocimiento, usualmente se utilizan las matemáticas que ya están bien establecidas y conocidas, y en ocasiones matemáticas de vanguardia, que aún no se comprenden bien, y cuyo estudio puede durar décadas.

AIC: Por último, ¿podría mencionar un proyecto de investigación conjunta entre Francia y México?

JASK: Tenemos amplia colaboración en las áreas de teoría de singularidades y sistemas dinámicos. Ambas áreas son puntos de encuentro de diversas ramas de la matemática y aparecen en múltiples ramas del conocimiento, como por ejemplo en óptica, mecánica, economía, finanzas, epidemiología, etcétera.

Las singularidades son un concepto que generaliza los llamados puntos críticos de funciones diferenciables. Desde un punto de vista filosófico, por así decirlo, cuando observamos conjuntos o situaciones, frecuentemente tenemos que lo que se observa en un momento dado es muy semejante a lo que ocurre en los momentos vecinos. Sin embargo, hay momentos —o puntos— especiales, cualitativamente diferentes a la mayoría de sus vecinos: esas son las singularidades. Por ejemplo, si vamos por un camino y llegamos a un punto donde se cruza con otro camino, esa es una singularidad. Estas aparecen de múltiples formas y su estudio es frecuentemente fundamental. Por ejemplo, la figura a continuación muestra una superficie en el espacio, con seis puntos singulares.

 

About Russell Arjona

Check Also

En etapa final, modernización de la avenida Colón

Comienza retiro de postes y desmantelamiento de cableado aéreo.     Mérida, Yucatán, 21 de ...